Reseña – Kolia, de Leandro Pérez

“Kolia”
Leandro Pérez (http://leandro-perez.com/)
224 páginas
Editorial Planeta

No soy lector habitual de literatura juvenil, pero sí leo algo de vez en cuando, aunque solo sea por curiosidad. De todas formas, ¿qué es la literatura juvenil? En teoría es una literatura en la que el público objetivo se pueda sentir identificado, es decir, como cualquier otro tipo de literatura. Podríamos decir que Oliver Twist o David Copperfield son literatura juvenil, como Tom Sawyer o Romeo y Julieta, incluso Juego de Tronos. El espectro es demasiado amplio como para encajarlo todo en libros para adolescentes.

Kolia” es un libro que trata sobre un adolescente, Jon Kolic, alias Kolia. Un chico de 14 años y dos metros de altura (y creciendo) que sueña con jugar al baloncesto al más alto nivel. Su vida transcurre todo lo normal posible para un chico de su edad en una ciudad como Burgos. Está su club, su familia, sus amigos, su chica y sus aspiraciones. Hay demasiadas variantes para que el equilibrio se mantenga y todo salga como esperamos. Aunque, realmente, ¿qué es lo que esperamos?.

Leandro Pérez es un escritor y periodista, director de la revista literaria Zenda y que ya había publicado dos novelas anteriormente: “Las cuatro torres” y “La sirena de Gibraltar”. Esta es su primera incursión en el mundo de la literatura juvenil. “Kolia” está escrito en forma de diario personal del protagonista, intercalando mensajes de instagram que acompañan los pensamientos del propio Kolia. Es un lenguaje coloquial, sencillo, pero no simple y que nos transmite las dudas de Jon ante el futuro que se le avecina. Aunque es un lenguaje informal, el autor no nos atiborra con un argot juvenil forzado. Me gusta especialmente la forma de describir a la familia de Kolia, una mezcla cubana-croata de lo más interesante y realista. Estamos hablando de una familia de deportistas de alto nivel que se conocieron gracias al baloncesto, no sería difícil encontrar casos así entre los atletas de élite. La ciudad es otro decorado importante. Leandro Pérez homenajea tanto a Burgos como a sus equipos de baloncesto siendo muy fiel a lugares y personajes, aunque estos aparecen con nombres ligeramente cambiados.

Personalmente, la historia me ha emocionado. Me he sorprendido con alguna lágrima saliendo a escondidas. Es un mensaje de superación ante la adversidad, de no rendirse, de confiar en los demás y de crecer. Cada uno tenemos nuestras propias batallas y nuestras propias derrotas, por eso empatizamos también con historias sencillas de gente que nos resulte cercana. No es que un chico así se parezca mucho a mí, ni siquiera soy un gran amante del baloncesto, pero he ido varias veces al Coliseum a ver al San Pablo y el ambiente es extraordinario. No es difícil imaginarse un Kolia entre esos chicos que miran con admiración a sus héroes deportivos, que vibran con cada jugada y se entusiasman o se frustran con lo que acontece en la cancha. Tampoco es duro pensar como éramos nosotros cuando teníamos esa edad, madurar era una palabra que escuchábamos pero que no sabíamos muy bien qué tenía que ver con nuestra vida. Las frustraciones de Kolia, y sus errores, forman parte de la formación de todo individuo. Es cierto que nunca seremos jugadores de la NBA, pero sí tenemos nuestras metas y darles forma de canasta para hacer el mate brutal que nos merecemos.

“Hay un fuego” es un tema que aparece mencionado en el libro. Es del grupo burgalés La M.O.D.A. y no se me ocurre mejor ejemplo para ilustrar esta historia.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s