Exhalación, de Ted Chiang

Exhalación

Exhalation

Ted Chiang

2019

Traducido por Rubén Martín Giráldez

Publicado por Sexto Piso

345 páginas

9/10

Los relatos y la ciencia-ficción son una pareja muy bien avenida. Supongo que la energía que desprende un historia de no más de 2000 palabras, esa capacidad de sorprender, de maravillar o de dejarte con el culo torcido, está muy ligada al género. Asimov, Ray Bradbury, Fredric Brown, Richard Matheson, Lisa Tuttle y muchos más nos han dejado historias cortas que nos dejan pensando durante semanas. O más. El terror también funciona muy bien con el relato. Vasos comunicantes. Ted Chiang (1967) lo sabe muy bien y ha dedicado toda su carrera literaria a escribir cuentos que vayan más allá, que nos hagan replantearnos la realidad en la que vivimos, buscando siempre esa vuelta de tuerca que nos permita ver el mundo de una manera distinta. Es una ciencia ficción humanista, cargada de filosofía y con una mirada optimista al futuro. Su obra no es precisamente extensa. tan solo cuenta con los 8 relatos que componen La historia de tu vida (2002) y los 9 que componen Exhalación (2019), apenas 17 relatos. Eso sí, premios no le faltan: 2 premios Nebula, 2 premios Hugo y 2 premios Locus, entre otros. Entre relatos y novela corta, su carrera no ha sido muy prolífica pero desde luego, sí ha sido muy reconocida.

Exhalación es una antología bastante dispar. El primer relato se publicó en el 2007 y el último en el 2019. Y sin embargo, se aprecia cierto sentido de la unidad, con temas comunes y recurrentes. El libre albedrío es uno de ellos, quizás el principal. ¿Qué capacidad tenemos realmente para elegir? ¿Somos lo que somos porque nos hemos hecho así o porque no quedaba otra opción? Ted Chiang habla del tiempo y su marca en nuestras vidas, de cómo aprovecharlo mejor, también de cómo su inexorabilidad nos obliga a comportarnos como lo hacemos. En varios relatos nos enfrentamos a preguntas existenciales sobre lo que somos realmente, nuestra capacidad para empatizar o para comprender lo que nos rodea y lo que podemos conseguir… o perder. Tecnología, física, química, ética, lingüística, etología… no falta de nada. No diré que es una lectura sencilla, muchos relatos casi exigen una segunda o tercera lectura. Se agradece la explicación que viene en las páginas finales (algo que también había hecho en su anterior antología). Es más un cómo-se-hizo que la revelación de un secreto. Chiang no pretende sentar cátedra de nada, solo plantear los problemas de una humanidad lanzada al futuro. Agradezco mucho el trabajo de Rubén Martín Giráldez. Tras haber leído La historia de tu vida en inglés, la traducción de Rubén Martín me ha parecido muy lograda y eso que, en ocasiones, se hacía bastante difícil.

Puerta de Es Vedra en Ibiza (foto de Anthony McDowall)

Como toda antología, es mejor analizar uno a uno cada relato. Son muy variados también en tamaño, uno de ellos puede ser perfectamente una novela corta.

  • El comerciante y la puerta del alquimista (The Merchant and the Alchemist’s Gate). Una de esas historias que se sale de la ciencia-ficción y entra más en la fantasía. Un comerciante descubre una puerta que puede hacerte viajar en el tiempo una trastienda de una Bagdad medieval. Está contado siguiendo la estructura de la narración enmarcada, es decir, un cuento dentro de otro cuento, al más puro estilo Mil y una noches. También me parece bastante original la forma que tiene de afrontar el viaje a través de esas puertas. El deseo de poder enmendar acciones pasadas, revivir momentos que creíamos perdidos, es una tentación demasiado grande como para dejarla pasar.
  • Exhalación (Exhalation). El relato que da título a la antología es una lección de entropía. Narrado en primera persona, cuenta como un ser extraterrestre decide autoanalizarse a través de una operación quirúrgica. A raíz de esta intervención, descubre una amenaza para su especie. Un relato de pura ciencia-ficción que esconde un mensaje para las civilizaciones venideras.
  • Lo que se espera de nosotros (What’s expected of us). El relato más corto del libro es uno de los más complicados también. Es un mensaje enviado desde el futuro sobre un aparato llamado Pronostic. A partir del uso de este artilugio, el usuario pierde toda la esperanza en elegir su propio destino. Nada tiene sentido porque nada puede cambiar. Está narrada de una manera neutra, como si se tratara de un estudio científico.
  • El ciclo de los elementos de Software (The Lifecycle of Software Objetcs). Es la historia más larga de la antología. A través de dos personajes principales, Ted Chiang nos cuenta cómo una empresa de software ha conseguido crear inteligencia artificial y criarla como si fueran mascotas. No estamos hablando de Tamagochis, sino de bebés que van creciendo y aprendiendo poco a poco hasta adquirir un conciencia prácticamente humana. Aquí se presentan serios problemas morales: ¿qué tipo de entidad son estas mascotas?¿qué relación podemos tener con ellos?¿qué derechos tienen? Los problemas de las IA ya se han planteado en numerosas obras de la ciencia-ficción, pero este relato me ha resultado especialmente interesante por cómo aborda el tema desde el punto de vista de la cuidadora, como si se tratase de una verdadera madre.
  • La niña automática, patentada por Dacey (Dacey’s Patent Automatic Nanny). Otro relato escrito al estilo de un informe, en este caso como si fuera el estudio para un museo. Sería casi un relato de steampunk: un museo guarda una niñera robot de la era victoriana. De nuevo tratamos el tema de la paternidad, o de la ausencia de ella.
  • La verdad del hecho, la verdad del sentimiento (The truth of fact, the truth of feeling). Dos relatos en uno explorando un mismo tema: ¿podemos confiar en nuestros recuerdos?¿sería posible confiar en grabaciones sabiendo cómo se ha manipulado los textos escritos? Tenemos por un lado a un escritor tecnológico que habla sobre una nueva aplicación capaz de grabar los recuerdos y poder cotejarlos siempre qué quieras. Aquí he visto una referencia al famoso episodio de Black Mirror llamado Toda tu historia. Por otro lado, tenemos el encuentro entre un misionero europeo y un pueblo oriental (creo que no se dice el lugar) que tienen idiomas muy distintos y, por lo tanto, dos formas de pensar muy diferentes. Este es uno de mis relatos preferidos. Me ha gustado mucho la manera en la que Chiang ha enfocado la historia y la reflexión final.
  • El gran silencio (The Great Silence). Una curiosidad sacada de la colaboración de Ted Chiang con una artista visual. Es un monólogo en el que se nos plantea el problema de mirar demasiado lejos y perdernos lo que tenemos a nuestro alrededor. Se puede entender de forma metafórica, por supuesto. También es el relato más ecologista de toda la colección.
  • Ónfalo (Omphalos). Creo que este puede ser el relato más controvertido de toda la antología. Es una ucronía en la que la humanidad ha conseguido probar la existencia de Dios. Aquí, la Teoría de la Evolución es una corriente negacionista más que intenta acabar con el Creacionismo imperante. Seguimos la narración de una arqueóloga religiosa (también los hay ateos, pero no son de fiar) que está investigando el descubrimiento de un astrónomo que puede hacer temblar los cimientos de toda la sociedad. Es curioso como afronta esta historia Chiang. A pesar de toda la seguridad que nos da la prueba científica, seguimos cuestionándonos qué somos y por qué estamos aquí. Un relato muy bien trabajado, con una ironía bastante fina.
  • La ansiedad es el vértigo de la libertad (Anxiety Is the Dizziness of Freedom). Quizás junto al primero, este es el relato que más me cinematográfico me ha parecido, seguramente porque es el que tiene más acción y con un tema muy atractivo (al menos para mí). Gracias a un aparato llamado Prisma, en un futuro cercano somos capaces de contactar con universos paralelos y poder hablar con nuestros «para-yos». Ni que decir tiene que todo esto puede provocar situaciones extrañas, incómodas e incluso ilegales. De nuevo es otro relato que trata el libre albedrío y la posibilidad de elegir nuestro futuro. Con una segunda lectura, este relato me ha convencido aún más. Todas las posibilidades que ofrece hace que se convierta en uno de mis favoritos.

¿Recomendaría el libro, entonces? Depende. Sé que hay muchos lectores que no disfrutan de los relatos. Estoy de acuerdo que exigen un esfuerzo extra, es como si tuvieses que meterte en nueve libros distintos. Sin embargo, si te gustan las colecciones de los autores que he citado antes, especialmente de Ray Bradbury, estoy seguro que Exhalación te va a gustar. Entiendo que la ciencia-ficción de Chiang no es la más atractiva, quizás sea demasiado reflexiva y ponga al lector siempre ante la tesitura de tener que pensar en temas no necesariamente sencillos. Esto no es un pasapáginas. Sin embargo, si estás buscando algo que provoque un debate, que te haga revaluar el mundo que te rodea, creo que Ted Chiang es para ti.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s