Ojalá tú nunca, de Javier Miró

Ojalá tú nunca

Javier Miró

Insólita Editorial (Octubre, 2020)

Ebook, 152 páginas


Leer un libro del que no sabes nada. Es un privilegio mucho más importante de lo que uno piensa. Hoy en día, con todas las redes sociales es mucho más difícil dejarse sorprender por una historia. El tiempo que tenemos no dejar de estar limitado por la cantidad de obligaciones que nos ocupan, algunas autoimpuestas. Hablo por experiencia propia, por supuesto, pero me permito generalizar de manera gratuita. ¿Cuánto tiempo hace que no vais a una librería o una biblioteca (obviando el tema del confinamiento pandémico) y escogéis un libro por el título, por la portada, por algún comentario ingenioso en la faja? Es muy raro que yo base mi elección en un amor a primera vista sin prejuicio alguno, antes he tenido que hacer alguna exploración previa que me termine de convencer. Es lo de siempre, tantos libros y tan poco tiempo. Toda esta introducción es para indicar que no deberíais leer nada sobre Ojalá tú nunca hasta haber leído el libro, por lo que esta reseña se convierte en un contrasentido en sí misma.

He conocido, de momento solo de manera virtual, a Javier Miró en este turbulento 2020. Lo conocí precisamente a través de su página web y de su iniciativa lectora con La liga de las lecturas extraordinarias, un reto literario que empezamos a principios de año y que me está llevando a leer por encima de mis posibilidades. Javier es muchas cosas más, como por ejemplo autor de otras dos novelas: Rebelión 20.06.19 (Triskel Ediciones, 2014) y La armadura de la luz (Minotauro, 2017). Además de haber sido el fundador de la revista literaria Libros prohibidos, hoy en día es director de la asesoría literaria Autorquía y tiene un canal de recursos para escritores en Youtube muy completo y actualizado. Vamos, que no para.

No os sintáis tentados de reutilizar elementos de las ruinas que todavía no han sido retiradas, por impresionantes y monumentales que parezcan. Vamos a dejarlas así, destrozadas, decayendo con el paso de los años. Son órdenes del líder. Serán las cicatrices de la ciudad para los hombres del futuro

Ojalá tú nunca es una nueva apuesta de Insólita para este 2020. Ni que decir tiene que el año no está siendo precisamente sencillo para las editoriales, especialmente para las pequeñas (ni para nadie), por eso se agradece el seguir publicando trabajos que son siempre arriesgados y aportan un plus. De la trama de la novela no quiero hablar mucho, justamente por ese punto de sorpresa que puede dar al lector. Solo comentaré brevemente lo que podéis leer en la propia página de la editorial: César está en peligro de muerte. Es perseguido por alguien que no conoce y no sabe muy bien lo que quiere de él. Vive en un Madrid imposible, el de los años 70 pero dividido por dos fuerzas invasoras. Por un lado la zona soviética y al otro la del Tercer Reich. Todo parece irreal, una pesadilla de la que resulta imposible escapar porque cada pregunta le lleva a otras muchas que no se atreve a plantear.

Madre también levantó el brazo. Nosotros la imitamos

Dice la RAE que la ucronía es una reconstrucción de la historia sobre datos hipotéticos. Es lo que en los cómics de marvel se llama el “what if”. Una de las ucronías más famosas es sin duda El hombre en el castillo, de Philip K. Dick, pero es un género bastante bien surtido. Solo hay que recordar Malditos bastardos, de Quentin Tarantino. Este mismo año se ha publicado Civilizaciones, de Laurent Binet. En esta ucronía se plantea qué habría pasado si hubieran sido los incas los que hubieran conquistado Europa. A mí me resulta un ejercicio apasionante, la verdad. La novela de Javier Miró nos lleva a un Madrid que nunca existió, pero el miedo a una España ocupada por las fuerzas invasoras sí que pudo ser una realidad, al menos como una especie paranoia colectiva animada por un gobierno dictatorial. Esto mismo también lo podemos ver en distopías como 1984 o incluso El cuento de la doncella. El Madrid que nos presenta Ojalá tú nunca es oscuro, aterrador por momentos. Sin duda, la ambientación y la particular descripción de los personajes es uno de los puntos fuertes del libro. El otro punto fuerte es la estructura, que contribuye a comprender al personaje protagonista. El estilo narrativo es directo y preciso, tanto como un reloj. Y justamente esa me parece la mejor comparación, la de ver Ojalá tú nunca como un reloj que solo puede funcionar bien cuando comprendes que lo llevas en la mano equivocada. Toda la novela me ha parecido un ejercicio muy interesante, narrado en presente que aumenta la tensión y la sensación de estar presente. Sin duda, una de las novelas que más me han gustado en lo que llevo de año.

Valoración 9/10

Para esta lectura me he puesto a MONO, una banda que siempre crea ambientes muy sugerentes con sus melodías intensas. Creo que Meet us where the night ends podría ser un buen título alternativo a Ojalá tú nunca.

Estado de mi nación lectora (VIII): Lecturas de octubre

Este mes de octubre es el mes que ,desde hace ya algunos años, se suele dedicar a la iniciativa #leoautoras. Se trata de dar visibilidad a escritoras de alguna, empezando por leerlas. Por mi parte, he hecho el ejercicio de revisar mi lista de en Goodreads, que es la única donde llevo apuntados los libros que leo, y la cosa ha salido así: de los 910 libros que tengo marcados como leídos, apenas 200 fueron escritos por una autora, casi el 20%. Está claro que la diferencia es notable. Supongo que si sacara el tanto por ciento de autores negros, asiáticos o incluso LGTBI el resultado sería aún mucho menor, quizás en algunos casos inexistente. Al final suelo acercarme a un tipo de autores con los que me siento más a gusto (la famosa zona de confort) y dejo de lado otros u otras de los que podría enriquecerme igual o más. Entiendo que es algo relativamente normal y todos tenemos nuestros sesgos literarios o de lo que sea. Lo interesante de este tipo de iniciativas es abrir tu campo de visión, conocer y reconocer otras literaturas, además de seguir disfrutando con lo que nos gusta, la cosa esa del leer.

Vamos con el resumen de lecturas de noviembre, que ha sido bastante variado. Ha estado marcado por la iniciativa del #leolecturas, pero no solo:

  • Ojos verdes, de Alicia Pérez Gil (Cazador de Ratas, 2019). Primer libro que leo de esta autora a la que le estoy siguiendo la pista bastante. Es una novela oscura que juega con la percepción de la realidad. Muy recomendable.
  • Yo soy aquel, de Alicia Pérez Gil (Cazador de Ratas, 2018). Cuento largo que nos habla de la amenaza de nuestra imagen reflejada. Bastante tétrico, sobre todo con la banda sonora de Raphael.
  • Colpisci il tuo cuore, de Amélie Nothomb (Frappe-toi le coeur, Voland, 2018). Enésima lectura que hago de la autora belga. Esta vez me ha llegado esta traducción del italiano, así que me la leí sin esperar al original en francés. La historia del conflicto padres-hijos con el estilo de la Nothomb, a veces demasiado pedante para mi gusto. A pesar de todo, esta novela corta (como todas las suyas) me ha gustado más que las últimas.
  • Ciudad nómada, rebaño miseria, de Pablo Loperena (Insólita, 2020). Tremenda novela post-apocalíptica de la que ya hice una reseña el mes pasado. Tuvimos la oportunidad de hacer un pequeño club de lectura con el autor y fue muy interesante. A descubrir.
  • Cuentos fantásticos, de Emilia Pardo Bazán (Eolas, 2020). Excelente recopilación de relatos fantásticos y de terror de la reina del naturalismo en España. Una escritora maravillosa a la que creo que no se le da el reconocimiento merecido. La colección está muy cuidada y es una pequeña joya.
  • The Blazing World, de Margaret Cavendish (Kindle, 2017, orginalmente 1666). Estoy preparando un programa del podcast Páginas particulares para esta autora pionera de la ciencia-ficción. Un libro difícil de leer con nuestros ojos de hoy en día, pero siempre me gusta descubrir a los autores que abrieron brecha. La edición en español es de Siruela y es estupenda.
  • Casa oscura y otros relatos de terror, de Marta Abelló (Amazon, 2016). Buena colección de relatos de terror variados, desde el horror más clásico hasta el gore. Como todas las recopilaciones de cuentos, el nivel es muy dispar.
  • Persépolis, de Marjane Satrapi (Reservoir Books, 2020). Nueva edición celebrando el 20º aniversario de esta historia autobiográfica. La nueva traducción está a cargo de Carlos Mayor Ortega. Ya escribí una reseña sobre esta obra maravillosa. Imprescindible.
  • Home, de Nnedi Okorafor (Mcmillan, 2017). Segunda parte de la trilogía Binti y de la que haré una reseña completa cuando lea la tercera entrega, The Night Masquerade. Ahonda mucho más en las raíces de Binti y su relación con su familia. No me ha entusiasmado, pero me deja con ganas de terminar la trilogía.
  • Evidence of the affair, Taylor Jenkins Reid (Amazon, 2018). Novela corta epistolar escrita de manera muy inteligente y ambientada en los 70. De esta autora tengo pendiente Todos quieren a Daisy Jones, que espero terminar pronto y hacer una reseña por aquí. Me gusta mucho la forma de escribir de Taylor Jenkins Reid, usando diferentes formatos pero sin dejar de contar una buena historia.
  • Realidad aumentada, de Bruno Nievas (B de Books, 2010). Este ha sido el libro del mes en el Club Qwerty. No ha sido un buen libro, sinceramente. Este thriller de ciencia-ficción aborda temas interesantes, como son la inteligencia artifical y su uso, pero no es suficiente. Se nota que es el primero del autor y se hace pesado, repetitivo y se ve lastrado por fallos de coherencia gramatical y semántica. Eso sí, ha vendido mucho así que olé por el autor.
  • Runaways, vol. 1: Find your way home, de Rainbow Rowell & Kris Anka (Marvel, 2018). Regreso de estos fugitivos a cargo de la escritora Rainbow Rowell y el ilustrador Kris Anka. El estilo de estos dos autores devuelve frescura a una de mis series favoritas. Una gozada de cómic.
  • Una semana de vacaciones, de Christine Angot (Une semaine de vacances, Anagrama, 2014, originalmente 2012). Novela corta pero muy cruda. En un estilo directo, sin sentimentalismos, sin amor, sin drama, nos cuenta una relación sexual muy turbia entre un profesor y una alumna. No es para todo el mundo.
  • Les fiancés de l’hiver, de Christelle Dabos (Folio, 2016, originalmente en 2013) Primer tomo de la trilogía La Passe-Miroir. La creación del mundo de la Citaccielle y los personajes que la habitan ya merecen la lectura (aunque aún no se ha traducido al castellano, o por lo menos no lo he encontrado). Sin embargo, la historia de Ophélie y su matrimonio de convivencia con Thorn de los Dragons se hace muy lenta y eso hace que cueste entrar.

No ha estado mal, ha habido descubrimientos interesantes y reencuentros maravillosos. De cara al próximo mes me voy a lanzar por fin con Brandon Sanderson. Voy a empezar a leer El Camino de los Reyes, de la decalogía (madre mía, ¡diez libros de más de mil páginas!) El Archivo de las Tormentas. Iré poco a poco con unas pocas páginas diarias, porque a mí, los libros tan tochos me dan una pereza enorme. También me he propuesto el reto de bajar la pila de libros pendientes que tengo en casa, ya sea en papel o en digital. A ver si aguanto hasta Navidad sin comprar ninguno. La triste realidad es que tengo un número ingente de libros en casa sin leer y esto ya está pasando de castaño a oscuro. Buenas lecturas a todos.

Etimología en su salsa: Entremés de Todos los Santos, Halloween y Samaín.

Llega Halloween, o para aquellos en contra de la importación de tradiciones y el multiculturalismo, la víspera de Todos los Santos. Este mes de octubre, que desde hace algún tiempo y gracias a las diferentes redes sociales, va cogiendo el apodo de “spooky”, siempre ha tenido algo extra. Entiendo a los que recelan de una costumbre extranjera y que está calando tan fuerte, y aún más a los católicos que creen que se puede perder el sentido religioso de esta celebración. Lo que pasa es que muchos lo ven desde un punto de vista bastante local. En muchas regiones de España se ha hablado de fantasmas, de espíritus y de muertos en Todos los Santos. Halloween ha encajado tan bien porque la conexión siempre ha existido. Tan solo hay que leer a Espronceda, Emilia Pardo Bazán o Emmanuel Carrère para saber que esa noche había algo especial en el ambiente, quizás más tétrico, menos consumista, no exento de azúcar (los buñuelos no son de ayer), pero siempre relacionado con esa delicada frontera invisible que nos separa del Más Allá.

En este podcast en formato breve, esperando volver a grabar con Raúl lo antes posible y que llamamos entremés, he querido referirme al origen lingüístico de algunos términos populares estos días: Todos los Santos, Día de Difuntos, Halloween, Jack-o’-Lantern, Samaín (o Samhain). Hay muchos otros que me dejo en el tintero, como el más cercano magosto o la enorme tradición del Día de los Difuntos influida por la leyenda del Mictlán en México. Pero esto es un entremés, su objetivo es solo abrir el apetito. Buen provecho.

La música utilizada es “Atlantis”, de Audionautix.com.

Persépolis, de Marjane Satrapi

Reservoir Books (2020), 352 páginas.

Esta no será otra canción de amor, aunque he de reconocer que no me importa decir lo que todos ya saben“, así comenzaba una famosa canción de La Habitación Roja. Yo podría empezar esta entrada con la misma frase: esta no será otra reseña literaria, aunque he de reconocer que no me importa decir lo que todos ya saben, y es que Persépolis es una pequeña joya del siglo XXI.

Hace veinte años que me acercaba por primera vez a Persépolis. El primer tomo de los cuatro que compondrían esta historia de aprendizaje apareció a principios del año 2000, publicado por la editorial L’Association. El último saldría allá por el 2003. Después vendría la película, que conseguiría el Premio del Jurado en Cannes en el 2007, dirigida por Marjane Satrapi, la propia autora del cómic. Hacía ya algunos años que había abandonado el mundo del tebeo y se había centrado en su carrera de artista gráfica y cineasta. Su última película, Radioactive, es una versión personal de la vida de Marie Curie, quien aparece referenciada en el propio Persépolis como uno de los modelos de Marji, la protagonista del libro que no es otra que la propia autora.

Como decía, hace veinte años de mi primer encuentro con esta historia con la que he disfrutado y aprendido tanto todo este tiempo. Llevaba poco tiempo en Francia y mi nivel de idioma no era muy alto. Cuando tenía un rato libre en medio de un horario de clases bastante dispar me pasaba por la biblioteca de humanidades de Lille 3 para ir adelantando trabajos o estudiar. No sé cómo fueron otros Erasmus, pero el mío estuvo cargado de asignaturas. Yo quería leer algo en francés pero se me hacía todavía un poco cuesta arriba leer una novela, así que me pasé a los comics. Ya sabéis que la bande dessinée en Francia y Bélgica es algo muy importante. Hasta entonces mi relación con los tebeos había estado basada en los de Marvel, DC y Bruguera. Era un acercamiento basado en el puro entretenimiento, casi infantil, ni me había planteado que el cómic era un vehículo tan bueno como otro cualquiera para aprender. Y ahí me tropecé con aquel primer tomo, apenas 80 páginas, con un estilo simple, minimalista, en blanco y negro y cargado de mensajes que transcendían en el tiempo.

El mundo ha cambiado mucho en este tiempo, no hace falta que haga la lista, pero sí me gustaría hablar de lo inocente que era y cuánto ignoraba: ¿qué sabía yo verdaderamente de Irán? ¿hablaban árabe? ¿y esos problemas con Irak? ¿no eran lo mismo? Leyendo Persépolis descubrí que no sabía nada de nada, que solo tenía la referencia de alguna noticia suelta en las noticias a la que no prestaba demasiada atención. Al fin y al cabo, el mundo fuera de mi pueblo nunca había tenido mucha importancia. Allí mismo, en aquella biblioteca con alumnos de todos los colores, con idiomas de los que nunca había escuchado hablar y con decoración de hospital empecé a darme de cuenta de que el mundo es muy grande y nosotros muy pequeños.

La historia de Marjane Satrapi, su despertar a la vida en una familia burguesa de un Irán en plena crisis y donde el totalitarismo se había hecho con el poder, es un ejemplo de cómo las cosas no siempre ocurren como tenemos pensado (de hecho, rara vez lo hacen), pero hay que seguir viviendo por que eso es todo lo que tenemos. También es una lección para los demás, para no dar por sentado lo que tenemos, para luchar por nuestros derechos y por los de nuestros semejantes. También nos enseña a no dejarnos llevar por los prejuicios, algo tan en boga en estos tiempos convulsos, ni a poner en un pedestal a civilizaciones supuestamente superiores pero que pueden estar tan podridas como la que más. Persépolis, con su dibujo simple en blanco y negro, quizás influenciado por el estilo de David B. (fundador de L’Association, gran amigo de Satrapi en su estancia en Francia), está llena de momentos de los que marcan una vida, momentos duros y tensos,también tiernos y llenos de melancolía. Con su sencillez, Marjane Satrapi construye algo maravilloso y atemporal. Esto no será otra reseña literaria, aunque he de reconocer que Persépolis es imprescindible para entender nuestro tiempo.

Ciudad Nómada, Rebaño Miseria – Pablo Loperena

Ciudades gigantes en un movimiento perpetuo siguiendo el ciclo de las cosechas. Un planeta totalmente domesticado al servicio de una humanidad que sigue marginando a los que no aceptan las nuevas reglas. Una joven abandonada a su suerte que busca venganza en un mundo cruel.

Insólita editorial (23/3/2020)

Prólogo de Mariano Villarreal

ISBN: 978-84-121043-4-9

368 páginas

Tapa blanda, 14 x 21,5 cm

 8 9-94797_pixel-sunglasses-png-glasses-icon-png


Hace tiempo que Insólita está publicando libros que son una amenaza para mi bolsillo, pero un deleite para mis ojos. Autores como Carlos Sisí, Fonda Lee o la exitosa Becky Chambers tienen obras publicadas en Insólita, pero también otros autores noveles muy interesantes como Pablo Loperena con su primer novela, Ciudad nómada, rebaño miseria.

La vida literaria de esta novela empezó allá por el 2016, cuando Pablo Loperena y su relato Ciudad nómada (lo que vendría a ser la primera parte o “Manual I” del libro final) ganaron el Certamen Alberto Magno de Ciencia-ficción en la categoría de Novela Corta. Apareció incluido en esta antología de la mano de Mariano Villarreal. A partir de ahí, el autor continuó la historia que tenía pensada para un relato tan prometedor. Sin embargo, como muchos de sus personajes, no tuvo mucha suerte. La novela iba a ponerse a la venta el 23 de marzo y una semana antes ya estaba en almacén lista para circular, pero ya todo el mundo sabe qué pasó por esas fechas. La pandemia de la Covid-19 y su confinamiento dejaron en stand-by (o en el olvido en el peor de los casos) muchos lanzamientos. Más tarde, a finales de mayo con la apertura de las librerías ha tenido una segunda vida y espero que tenga unas cuantas más.

La foto postureo de turno donde dejo constancia de los muchos post-it que coloqué durante la lectura.

¿De qué va Ciudad nómada, rebaño miseria? En un futuro más o menos lejano, la humanidad ha conseguido dominar la naturaleza hasta el punto de hacer la domesticación definitiva. Vivimos en un mundo marcado por los ciclos de las cosechas y donde gigantescas ciudades móviles surcan el territorio sembrando y recogiendo los cultivos. De ahí viene el nombre de ciudades nómada, pero también tenemos los rebaños miseria. Como en cualquier gran ciudad de nuestro tiempo, hay zonas que no se adaptan tan bien o simplemente son marginadas. Estos rebaños están formados por aquellos que no han podido acceder a la vida perfecta y sin sorpresas de las capas superiores. Son los desheredados, los parias, que han conseguido crear una sociedad dividida por tribus con funciones distintas. Tenemos los Bêtemaster, dedicada a la domesticación de bestias, los Che’guevarristas, tribu militarizada con deseos revolucionarios, los deMotorCabeza, especializados por la mecánica, los laPèrreMort, violentos y sedientos de poder, o los terribles Chombo Mchuuzi, tribu de carácter religioso especializada en el tráfico de órganos. Y luego están aquellos independientes que sobreviven como pueden, esquivando las provocaciones o los ataques despiadados de estos grupos, los parias como Salvaje, una joven del rebaño miseria de la ciudad nómada Behemot 5.0. La vida en los rebaños se presenta muy dura, siempre con el temor a perderla por una pelea o un asesinato premeditado a cargo de los Señores del Hampa, o a quedarte atrás en la peregrinación eterna de la ciudad y que los espantapájaros te conviertan en abono.

“Bo observó la tormenta, los cultivos iluminados de modo intermitente por los relámpagos, la chica con la mitad de la cara de un demonio que destruía espantapájaros con algo cercano a la apatía, y luego la puerta abierta de la carroza, su interior oscuro y seco. Tragó saliva y entró. Se arrastró a cuatro patas y cubierto de barro hasta un rincón, y se encogió en posición fetal con los ojos bien cerrados. Tapó sus orejas con las manos par no escuchar el sonido quebrado del trueno, que se fundía con el rumor de los espantapájaros.”

manual iii: Combustión ecológica (163)

He disfrutado mucho con Ciudad nómada, rebaño miseria, aunque me ha costado entrar en la historia. En las primeras páginas del libro se nos presenta un mundo post apocalíptico cuyas reglas no están muy claras para el lector. Esto no debe ser un impedimento ni mucho menos, siempre resulta excitante encontrarte ante un reto en el que no se hacen regalos a tu imaginación. El problema que encontraba era la cantidad de nombres extraños (crevitbovem, platígeno, proMaderaTM…) que no sabía exactamente si eran cosas que podía comparar con algo real o estábamos en un nivel muy distinto. Luego estaban los nombres propios, muy dispares aunque poco a poco vas viendo un patrón. Necesitaba entender cómo era el mundo en el que se movían los personajes para poder comprender a qué se enfrentaban y cuáles eran sus motivaciones. En realidad, no necesitaba nada de esto y podía dejarme llevar perfectamente y disfrutar de las coloridas descripciones de un mundo en decadencia pero que no nos es tan ajeno.

En cuanto pasas estas primeras dificultades (más semánticas que otra cosa), se te abre ante ti un mundo reconocible en tantas historias o películas del género: de Mad Max a Mortal Engines, que serían las más evidentes, pero no las únicas. En la novela hay dos grandes arcos argumentales que confluyen en un final apoteósico. Está dividida en cinco manuales, como si fuese un tecnomante (guardián del saber antiguo) el que nos contara la propia historia de Salvaje y su venganza contra todo y contra todos. En cada manual aparecen capítulos marcados por una temporalidad que nos es extraña, son los días que pasan entre las distintas cosechas.

El personaje de Salvaje es uno de los más atractivos. Vemos cómo empieza su viaje de venganza y de huida de la realidad que le ha tocado vivir. En un mundo tan cruel y violento, cargado de injusticias y donde las cicatrices están a la orden del día, Salvaje busca su propio equilibrio, luchando contra sus propios demonios y culpabilidad. Otro personaje que tiene una evolución importante es Diantre, un tecnomante cuyo mundo bascula con la presencia de la protagonista. Resulta muy atractiva toda esa amalgama de personajes atrapados en un mundo que está condenado a desaparecer pero que luchan por sobrevivir. Quizás vemos más humanidad en ellos que en los controlados e hiperseguros habitantes de la propia ciudad nómada. No hay espacio para la improvisación ni para la imaginación, son una pieza más de la maquinaria creada en este mundo donde todo está perfectamente calculado.

El libro plantea muchas preguntas sobre el futuro de nuestro planeta. ¿Cómo podremos adaptarnos a las necesidades de una población creciente a la que hay que alimentar? ¿Nos convertiremos en peones de una cadena industrial, sin voz ni voto? ¿Dejaremos que los marginados, los que no quieran doblegarse, sean eliminados sin más? ¿Seguiremos sin preocuparnos por los más desfavorecidos porque simplemente no sabemos de su existencia? Además de la acción, del humor negro, de la crítica social, este libro abre un debate que puede ser duro, pero necesario.

 

Estado de mi nación lectora (VII): Lecturas de septiembre

Qué mes este de septiembre. El sétimo mes para los romanos, el noveno para nosotros. Dependiendo del momento, en este mes suelo ser o bien del September de Earth, Wind & Fire, o del Septembre en attendant, de Noir Désir. Este mes me he quedado a medio camino y he escogido el Septiembre de Los Enemigos. No ha sido un mes espectacular en cuanto a lecturas, en otras cosas ha sido mucho mejor que la mayoría del año. No se puede pedir más. Vamos con estos libros de septiembre, a los cuales no echaré de menos (miento, alguno sí):

“Orígenes secretos”, de David Galán Galindo
  • “Orígenes secretos”, de David Galán Galindo. El primer libro que terminé el mes pasado fue casi una imposición personal. La versión cinematográfica del libro estaba en Netflix desde hacía unos días y quería aprovechar que tenía el libro para leerlo antes de disfrutar de la película de la que todo el mundo hablaba. Sinceramente, me sorprendió para bien. David Galán tiene una introducción fantástica, no se queda solo en un homenaje a la cultura friki ni mucho menos. Partiendo de esta base, crea un universo oscuro, lleno de referencias, sí, pero con vida propia. La edición de Runas está muy bien, con un historia extra (Astro bus) que completa de forma magnífica el libro.
  • “Qualityland”, de Marc-Uwe Kling. Una de las tres recomendaciones que hice en la anterior entrada con el Páginas particulares. Una sátira futurista donde un país entero se ha convertido en una marca comercial y sus ciudadanos son clasificados según un ranking social en el que es muy difícil escalar. Muy divertida pero con grandes verdades sobre nuestra sociedad.
  • “Guía de escritura creativa”, de Lester Glavey. Sigo intentando aprender sobre cualquier forma de escritura creativa y este mes he leído dos libros recomendables. Quizás demasiado básico este manual de Glavey, pero perfecto para principiantes y con ejercicios interesantes.
  • “¡Salva al gato!: El libro definitivo para la creación de un guión”, de Blake Snyder. Me ha gustado en líneas generales, pero el carácter de Snyder se hacía difícil. Tiene ejercicios muy buenos para poder llevar a cabo un guion cinematográfico y, aunque no quieras escribirlo, te servirá para ver el cine de una manera distinta y más consciente.
  • “Imperium”, de Christian Kracht. Otra novela recomendada en el Páginas particulares. También hablé de ella en esta reseña. Curioso que una novela que no me gustaba nada terminase interesándome tanto.
  • “The Boys Omnibus: Vol. 2”, de Garth Ennis & Darick Robertson. Con el regreso de la serie de Amazon Prime me he puesto a leer los comics de Ennis. Este segundo volumen con los número del 13 al 24 se diferencia bastante de la trama en la serie, pero sigue siendo muy divertido y salvaje.
  • “Eternals”, de Neil Gaiman & John Romita Jr. Nunca me había interesado mucho esta parte del universo Marvel. Seres tan poderosos e intangibles me dicen poco. Más Punisher o Jessica Jones y menos Eternos.
  • “Jim Botón y los trece salvajes” de Michael Ende. Sigo leyendo los libros del maestro Ende. Sigue la historia de Jim Botón y Lucas el Maquinista en búsqueda del origen perdido de Jim, conociendo mundos extraños y con personajes aún más curiosos. Me ha gustado menos que el primero, desde luego.
  • “Haz lo que quieras: Michael Ende y Friedrich Nietzsche”, de Héctor Martínez Sanz. Un ensayo comparativo entre La Historia Interminable y Nietzsche. No tan extraño como pudiera parecer. Es más algo académico que para el público en general, aunque los fans de Ende (o de Nietzsche), lo disfrutarán.
  • “Ojos de muñeca”, de Ingrid Desjours. La gran decepción del mes. Un libro brutal, con personajes atormentados que se va torciendo de tal manera que pierde su sentido. Demasiado repetitivo. Final chocante, pero tampoco sorprendente.
  • “La dame pâle”, de Alexandre Dumas. Novelette de Dumas en torno al mito vampírico con todos los clichés del Romanticismo.
  • “Mind MGMT Omniubus Part 1: The Mind Management Comprehensive Report (1 of 3)”, de Matt Kindt. Este tipo de dibujo no me va especialmente, pero con dibujantes como Gipi me parece perfecto. Aquí no tanto, al menos para mi gusto. La historia de una organización secreta con superpoderes pero con cero moralidad resulta bastante interesante. Seguiré leyendo esta serie.

También he leído el décimo número de la revista de fantasía y ciencia-ficción, Windumanoth. Es una pequeña joya, con artículos interesantes y relatos de gran valor. Muy recomendable.

Hasta aquí lo leído en septiembre, volveremos en octubre donde me he puesto algunos retos:

  • Leer libros de autoras dentro de la propuesta #LeoAutoras.
  • Leer novelas y relatos de corte terrorífico y/o siniestro (que para eso estamos en el #spookyoctober
  • Bajar la pila de lecturas pendientes que crece como el demonio.
  • Escribir más creación propia, que la tengo un poco abandonada.

Espero que tengáis un gran mes por delante y que lo disfrutéis. Enhorabuena a los que el verano no os hace mucha gracia. Por aquí ya estamos a 6º. El invierno llega con fuerza.

Tres recomendaciones: La canción de los vivos y los muertos, Qualityland e Imperium

Nuevo episodio del podcast literario Páginas particulares, ya disponible en Spreaker y en todas partes. He querido destacar tres libros que he leído este verano, aunque dos de ellos lo haya hecho en septiembre.

Después de un verano lleno de buenas lecturas, quiero recomendar tres libros que me han marcado por algún motivo. No sé si serían los mejores de estos tres meses, pero seguro que son sobre los que más estuve reflexionando. Son tres propuestas interesantes: una historia clásica con toque social, una sátira futurista y una novela histórica.

00’30” Presentación
03’15” La canción de los vivos y los muertos, de Jesmyn Ward
12’15” Qualityland, de Marc-Uwe Kling
21’30” Imperium, de Christian Kracht
29’20” Despedida

Twitter: @ElTercerMiope
Instagram: @eltercermiop

Feed: https://www.spreaker.com/show/4567516/episodes/feed