Ciudad Nómada, Rebaño Miseria – Pablo Loperena

Ciudades gigantes en un movimiento perpetuo siguiendo el ciclo de las cosechas. Un planeta totalmente domesticado al servicio de una humanidad que sigue marginando a los que no aceptan las nuevas reglas. Una joven abandonada a su suerte que busca venganza en un mundo cruel.

Insólita editorial (23/3/2020)

Prólogo de Mariano Villarreal

ISBN: 978-84-121043-4-9

368 páginas

Tapa blanda, 14 x 21,5 cm

 8 9-94797_pixel-sunglasses-png-glasses-icon-png


Hace tiempo que Insólita está publicando libros que son una amenaza para mi bolsillo, pero un deleite para mis ojos. Autores como Carlos Sisí, Fonda Lee o la exitosa Becky Chambers tienen obras publicadas en Insólita, pero también otros autores noveles muy interesantes como Pablo Loperena con su primer novela, Ciudad nómada, rebaño miseria.

La vida literaria de esta novela empezó allá por el 2016, cuando Pablo Loperena y su relato Ciudad nómada (lo que vendría a ser la primera parte o “Manual I” del libro final) ganaron el Certamen Alberto Magno de Ciencia-ficción en la categoría de Novela Corta. Apareció incluido en esta antología de la mano de Mariano Villarreal. A partir de ahí, el autor continuó la historia que tenía pensada para un relato tan prometedor. Sin embargo, como muchos de sus personajes, no tuvo mucha suerte. La novela iba a ponerse a la venta el 23 de marzo y una semana antes ya estaba en almacén lista para circular, pero ya todo el mundo sabe qué pasó por esas fechas. La pandemia de la Covid-19 y su confinamiento dejaron en stand-by (o en el olvido en el peor de los casos) muchos lanzamientos. Más tarde, a finales de mayo con la apertura de las librerías ha tenido una segunda vida y espero que tenga unas cuantas más.

La foto postureo de turno donde dejo constancia de los muchos post-it que coloqué durante la lectura.

¿De qué va Ciudad nómada, rebaño miseria? En un futuro más o menos lejano, la humanidad ha conseguido dominar la naturaleza hasta el punto de hacer la domesticación definitiva. Vivimos en un mundo marcado por los ciclos de las cosechas y donde gigantescas ciudades móviles surcan el territorio sembrando y recogiendo los cultivos. De ahí viene el nombre de ciudades nómada, pero también tenemos los rebaños miseria. Como en cualquier gran ciudad de nuestro tiempo, hay zonas que no se adaptan tan bien o simplemente son marginadas. Estos rebaños están formados por aquellos que no han podido acceder a la vida perfecta y sin sorpresas de las capas superiores. Son los desheredados, los parias, que han conseguido crear una sociedad dividida por tribus con funciones distintas. Tenemos los Bêtemaster, dedicada a la domesticación de bestias, los Che’guevarristas, tribu militarizada con deseos revolucionarios, los deMotorCabeza, especializados por la mecánica, los laPèrreMort, violentos y sedientos de poder, o los terribles Chombo Mchuuzi, tribu de carácter religioso especializada en el tráfico de órganos. Y luego están aquellos independientes que sobreviven como pueden, esquivando las provocaciones o los ataques despiadados de estos grupos, los parias como Salvaje, una joven del rebaño miseria de la ciudad nómada Behemot 5.0. La vida en los rebaños se presenta muy dura, siempre con el temor a perderla por una pelea o un asesinato premeditado a cargo de los Señores del Hampa, o a quedarte atrás en la peregrinación eterna de la ciudad y que los espantapájaros te conviertan en abono.

“Bo observó la tormenta, los cultivos iluminados de modo intermitente por los relámpagos, la chica con la mitad de la cara de un demonio que destruía espantapájaros con algo cercano a la apatía, y luego la puerta abierta de la carroza, su interior oscuro y seco. Tragó saliva y entró. Se arrastró a cuatro patas y cubierto de barro hasta un rincón, y se encogió en posición fetal con los ojos bien cerrados. Tapó sus orejas con las manos par no escuchar el sonido quebrado del trueno, que se fundía con el rumor de los espantapájaros.”

manual iii: Combustión ecológica (163)

He disfrutado mucho con Ciudad nómada, rebaño miseria, aunque me ha costado entrar en la historia. En las primeras páginas del libro se nos presenta un mundo post apocalíptico cuyas reglas no están muy claras para el lector. Esto no debe ser un impedimento ni mucho menos, siempre resulta excitante encontrarte ante un reto en el que no se hacen regalos a tu imaginación. El problema que encontraba era la cantidad de nombres extraños (crevitbovem, platígeno, proMaderaTM…) que no sabía exactamente si eran cosas que podía comparar con algo real o estábamos en un nivel muy distinto. Luego estaban los nombres propios, muy dispares aunque poco a poco vas viendo un patrón. Necesitaba entender cómo era el mundo en el que se movían los personajes para poder comprender a qué se enfrentaban y cuáles eran sus motivaciones. En realidad, no necesitaba nada de esto y podía dejarme llevar perfectamente y disfrutar de las coloridas descripciones de un mundo en decadencia pero que no nos es tan ajeno.

En cuanto pasas estas primeras dificultades (más semánticas que otra cosa), se te abre ante ti un mundo reconocible en tantas historias o películas del género: de Mad Max a Mortal Engines, que serían las más evidentes, pero no las únicas. En la novela hay dos grandes arcos argumentales que confluyen en un final apoteósico. Está dividida en cinco manuales, como si fuese un tecnomante (guardián del saber antiguo) el que nos contara la propia historia de Salvaje y su venganza contra todo y contra todos. En cada manual aparecen capítulos marcados por una temporalidad que nos es extraña, son los días que pasan entre las distintas cosechas.

El personaje de Salvaje es uno de los más atractivos. Vemos cómo empieza su viaje de venganza y de huida de la realidad que le ha tocado vivir. En un mundo tan cruel y violento, cargado de injusticias y donde las cicatrices están a la orden del día, Salvaje busca su propio equilibrio, luchando contra sus propios demonios y culpabilidad. Otro personaje que tiene una evolución importante es Diantre, un tecnomante cuyo mundo bascula con la presencia de la protagonista. Resulta muy atractiva toda esa amalgama de personajes atrapados en un mundo que está condenado a desaparecer pero que luchan por sobrevivir. Quizás vemos más humanidad en ellos que en los controlados e hiperseguros habitantes de la propia ciudad nómada. No hay espacio para la improvisación ni para la imaginación, son una pieza más de la maquinaria creada en este mundo donde todo está perfectamente calculado.

El libro plantea muchas preguntas sobre el futuro de nuestro planeta. ¿Cómo podremos adaptarnos a las necesidades de una población creciente a la que hay que alimentar? ¿Nos convertiremos en peones de una cadena industrial, sin voz ni voto? ¿Dejaremos que los marginados, los que no quieran doblegarse, sean eliminados sin más? ¿Seguiremos sin preocuparnos por los más desfavorecidos porque simplemente no sabemos de su existencia? Además de la acción, del humor negro, de la crítica social, este libro abre un debate que puede ser duro, pero necesario.

 

Reseña de “To be taught, if fortunate”, de Becky Chambers

Título original: To be taught, if fortunate

Editorial: Hodder & Stoghton (Kindle, 1 agosto 2019)

Páginas: 136 páginas

Idioma: Inglés

Valoración: 8.5


En los últimos tiempos, el nombre de Becky Chambers aparece una y otra vez gracias a las buenas críticas (y premios) que está cosechando con su trilogía de la Peregrina (publicada en español por Insólita). Se alaba el conocimiento científico que la escritora aporta, pero sobre todo su humanización, el corazón que le pone a sus personajes e historias a pesar de estar en terreno desconocido. Tengo esta trilogía más que pendiente ya que me llamó la atención desde el primer día, con ese título tan evocador (El largo viaje a un pequeño planeta iracundo), pero me he encontrado con esta novela corta que, de momento, no ha sido traducida al castellano, y me he lanzado a por ella. He visto que era una de las novellas nominadas en los premios Hugo de este año, pero que al final se lo llevó la extraordinaria This is how you lose the time war, de la que yo comenté algo aquí. Esta historia de Becky Chambers comparte temas y narrativa con su famosa trilogía, pero no está relacionada en cuanto argumento. Se puede leer sin saber nada de la Peregrina.


A principios del siglo XXII, la nave Merian y sus cuatro tripulantes (Ariadne O´Neill, Chikondi Daka, Elena Quesada y Jack Vo) están inmersos en una importante misión de reconocimiento interplanetario. Forman parte de la OCA (Open Cluster Aeronautics), una agencia internacional financiada por capital privado y apolítica. Su tarea consiste en visitar planetas para estudiarlos y ver la posibilidad de ser habitados por la humanidad. La forma de hacerlo no es transformando el planeta, adaptándola a las necesidades del ser humano (terraforming) sino haciendo que los futuros colonos se adapten a ese planeta (somaforming). El cuerpo ya no es un límite para la expansión espacial. Dicha misión se llama Lawki 6, que viene siendo un acrónimo de Life as we know it, y consiste en explorar cuatro planetas habitables que se encuentran a 15 años luz. La tripulación, compuesta por cuatro expertos en su campo, permanecen en estado de letargo durante los viajes, con lo que el tiempo pasa para ellos, pero mucho más para la Tierra, que poco a poco va cambiando.


“…sometimes we go, and we try, and we suffer, and despite it all, we learn nothing. Sometimes we are left with more questions than when we started. Sometimes we do harm, despite our best efforts. We are human. We are fragile.”


Esta primera incursión en el mundo de Becky Chambers me ha encantado. Me ha parecido una mezcla perfecta de conocimiento científico bien aplicado, aunque sea en buena parte especulativo, y sentimientos. Los problemas filosóficos que plantea son perfectamente comprensibles y permiten al lector empatizar con los cuatro protagonistas, especialmente con Ariadne (Ari) que es quién lleva el hilo narrativo principal. La autora emplea un lenguaje cercano, a pesar de ciertos tecnicismos, pero no se hace para nada impostado. Las reflexiones que plantea son sobrecogedoras. Si habéis visto la famosa escena de Interstellar, donde el personaje de Matthew McConaughey rompe a llorar ante la información que recibe de la Tierra, entonces comprenderéis lo duro que se puede hacer para estos cuatro tripulantes. Me ha parecido especialmente conseguido como la autora te va llevando de la misión científica, los pormenores, los detalles de su origen y su objetivo, a la presión que tienen los astronautas, a cómo perciben los cambios que se producen en la Tierra y al miedo a caer en el olvido. Toda la misión tiene lugar alrededor de la estrena Zhenyi cuatro planetas (y lunas): Aecor, Mirabilis, Opera y Votum. Cada uno de ellos nos da una pequeña lección. Los nombres no están elegidos al azar: Aecor es la superficie del mar, Mirabilis significa milagroso, Opera por el sonido de las criaturas que encuentran y Votum, que significa voto o promesa, por algo que no desvelaré ya que es importante en la trama.

To be taught, if fortunate es un libro emocionante, sensible y que provoca en el lector la necesidad de hacerse preguntas, de no darlo todo por sentado. También de replantearse nuestra relación con nuestro entorno y cómo nuestra presencia puede afectar, para bien o para mal. Creo que la sensibilidad de la autora es su punto fuerte, pero sin caer en la lágrima fácil o en la sensiblería. Por cierto, el título de la novela viene explicado en un texto final que tampoco desvelaré, pero me parece un mensaje precioso. Muy recomendable.

Como banda sonora de esta pequeña historia para Chambers, pero grande para todos nosotros, creo que le viene muy bien todo The Soft Bulletin de The Flaming Lips, en especial este What is the light?.

Reseña de Carbono Modificado, de Richard Morgan

Takeshi Kovacs es un mercenario emisario espacial que llega a la tierra tras haber sido arrestado y almacenado para ayudar a descubrir la verdad tras un supuesto suicidio. “Carbono modificado” es una fiesta cyberpunk lleno de violencia, sexo y acción, con interesantes ideas sobre el futuro que nos espera, al igual que con unas cuantas pesadillas.

Gigamesh, 2016. 464 páginas

7,5/10

La primera parte de la trilogía Takeshi Kovacs, Carbono Modificado fue publicada por primera vez en el 2002. Fue la primera novela de Richard Morgan, lo que es sorprendente visto la fuerza que desprenden estas páginas. Es una fantasía cyberpunk, repleta de acción, violencia y mucho sexo, con un gusto clásico de novela negra. Si te gusta este cocktail, adelante. Además, Morgan plantea un futuro donde nadie tiene por qué morir del todo si tienes los medios necesarios. Una novela de ciencia-ficción que se plantea dudas existenciales mientras lees sobre asesinatos brutales. No me extraña que se haya convertido en una serie de Netflix. Serie que aún no he visto, por cierto.

DE QUÉ VA CARBONO MODIFICADO


Estamos en el siglo XXVI y la humanidad ha conseguido establecerse en varios puntos de la galaxia. Uno de ellos es la Tierra de Harland, de donde procede Takeshi Kovacs, un ex-mercenario y antiguo emisario espacial (una especie de supersoldado modificado) que ha sido capturado y almacenado por una serie de crímenes. ¿Qué es eso de almacenado? Todos los humanos llevan una pila incrustada en la nuca que registra su vida, sus memorias, su carácter. Podríamos decir que registra su alma. Cuando mueres, si tienes los medios para ello, te pueden reenfundar, es decir, pueden incrustar esa pila en otro cuerpo y seguir con tu vida. También existe la posibilidad de crear cuerpos sintéticos, aunque la mayoría prefiere un cuerpo natural. Si eres arrestado, tu cuerpo queda almacenado por un lado y tu pila por otro, con lo que te espera una estancia en un cárcel virtual. Kovacs ha sido contratado por un estrafalario millonario de la Tierra, Laurens Bancroft que lo trae a Bay City (antigua San Francisco) para investigar su suicidio (recuerda que te puedes reenfundar) del que no recuerda nada, pero que sospecha pudo ser un asesinato. Takeshi tendrá que lidiar con la agente de policía Kristin Ortega, la mujer de Bancroft o una panda de asesinos que buscan resarcirse.

Carbono modificado también tuvo su versión en cómic

OPINIÓN


Aquí hay una historia de novela negra enmarcada en un contexto de ciencia-ficción, con su aliño de distopía y humor negro. La premisa básica es muy interesante, ¿morimos del todo si nuestro cuerpo es pulverizado pero se convserva la pila y podemos tener una “funda” mejor? ¿Qué nos hace verdaderamente humanos si hoy podemos estar en el cuerpo de un hombre, mañana en el de una mujer y pasado en un reloj? El debate que nos presenta Richard Morgan me parece lo mejor de la novela. También resulta interesante el cuerpo de emisarios, aunque no termina de estar totalmente explicado en esta novela, quizás en las siguientes. Otra pregunta muy pertinente es cómo cambiaría la humanidad a millones de años luz de distancia. Si las diferencias ahora nos parecen enormes, ¿tendríamos algo en común? ¿Seríamos si quiera la misma especie evolucionando en un ambiente tan distinto y sin intercambio genético? Muchas preguntas, sí. En un momento dado una secta llamada “Católicos” tiene un papel importante en la historia. En este futuro distópico donde cualquiera puede cambiar de un día para otro, la religión ha perdido su importancia para la mayoría y ha caído en el olvido. El resto ven como unos auténticos tarados el hecho de no querer ser reenfundado porque pierdes tu alma, que es lo que quieren los cristianos. Hay algún guiño simpático (o no, según se mire) a España. Parece que Morgan vivió en España y su mujer es española.

Como decía, me ha gustado mucho la idea inicial. La trama de novela negra, algo menos. Creo que en este aspecto es demasiado repetitiva y da muchas vueltas para llegar a la solución final. El lenguaje es otro punto fuerte, muy explícito y descarado. No sé si la serie de Netflix habrá seguido este ritmo, porque algunas veces es demencial. Hay un episodio dedicado a la tortura de un personaje que se te queda grabado. El personaje de Kovacs es de los que amas u odias: prepotente hasta decir basta, chulo, antipático, pero con un pasado interesante que hace que todo tenga sentido. Todo gira en torno a él, así que el resto de criaturas que deambulan por Bay City sirven para su trama, ya sea para tener sexo brutal y desenfrenado, para intentar matarlo de cualquier manera posible o para echarle la culpa de todo lo que pase. Creo que ahí es donde más falla la novela, en la repetición, en la recreación en lo brutal, y en la contribución que la mayoría de los personajes tienen en la historia. A pesar de todo, es una historia potente. Volveré al universo Kovacs.

This is how you lose the time war, de Amal El-Mohtar y Max Gladstone. Reseña.

Red y Blue son dos agentes enfrentados en una guerra intertemporal que comienzan una curiosa relación a través de unas cartas que se van dejando. Tienen todo en su contra, pero también mucho en común.

Publicado por Jo Fletcher Books, 2019

209 páginas (edición ebook)

8/10

Escuché por primera vez oír hablar de This is how you lose the time war en las nominaciones a los premios Hugo de este año, concretamente en la categoría de novela corta. De Max Gladstone ya había escuchado hablar y tengo un par de libros suyos pendientes (de la saga The Craft Sequence), no tanto de Amal El-Mohtar, aunque la tendré bastante en cuenta a partir de ahora.

De momento no se ha traducido al español, así que me lancé a leerlo en inglés viendo que se trataba de una novella y que ya tenía muchas ganas. Yo soy de impulsos, puedo tener una lista de pendientes gigante (así es, la verdad) que como vea un título que me guste, me lanzo de cabeza. Suelo leer en inglés a menudo, principalmente novelas cortas o relatos, aunque si la narración no es muy farragosa, me lanzo a por novelas más largas. Tengo un buen nivel de inglés, pero no soy bilingüe y mi trabajo me cuesta, aunque lo de matar dos pájaros de un tiro siempre es interesante. Uno el ansia por leer esa novela que tanto te ha llamado la atención y el otro mejorar tu inglés, el eterno propósito de Año Nuevo.

Amal & Max

RESUMEN


Esta es casi la parte difícil. No quiero decir mucho de la novela sin estropear la experiencia lectora. Red y Blue son dos agentes enfrentados en una guerra intertemporal. Viajan a través del tiempo y el espacio para intentar transformar la historia según las necesidades de su sociedad. En un momento dado, Red encuentra una carta de Blue y a partir de ahí entablan un juego epistolar que puede traer trágicas consecuencias.

OPINIÓN


Me ha costado leer esta novela, a pesar de ser relativamente corta. No se dan muchas explicaciones sobre lo que está pasando, sobre quienes son los jefes de Red y Blue, Garden y Agency, sobre qué quieren exactamente, sobre dónde tienen lugar estos combates, de los que sabemos que son cruentos. No sabemos qué pasó realmente para que esta guerra empezase, o solo tenemos pequeños detalles, ni siquiera estamos seguros de que Red y Blue sean humanas. Digo humanas porque en el texto usan constantemente she/her aunque no parece que el hecho de ser mujeres pueda ser relevante para la historia.

“Letters are structures, not events. Yours give me a place to live inside”

Pero no quiero desanimar a los futuros lectores, This is how you lose the time war es un texto lleno de sugerencias e ideas muy atractivas. A los que nos gusta la ciencia-ficción, estamos acostumbrados a leer textos sorprendentes, que juegan con el lenguaje y con todas las convenciones literarias. Aquí tenemos una novela epistolar en medio de una insólita guerra del tiempo donde todo parece extraño e inhumano. Justo ahí, en mitad de esos campos de batalla de difícil localización aparecen esas cartas a través de las cuales, casi como si se tratase de una novela del siglo XVIII, vemos crecer y cambiar la relación de estos dos misteriosos personajes. Estas cartas (de donde salen o cómo se entregan lo dejo para vosotros, pero la imaginación siempre nos ayudará) están llenas de referencias a lo mejor de la humanidad, al patrimonio que hemos dejado y que nos ha hecho lo que somos, de amor a la naturaleza, de jugos de palabras y un sutil sentido del humor, de medias verdades y mentiras piadosas. A través de un medio tan olvidado hoy en día, o quizás transformado gracias a la mensajería instantánea, apreciamos esa relación que va ganando en confianza y en riego para las protagonistas. La referencia a Romeo y Julieta es evidente, aunque no es la única que tenemos de Shakespeare, pero es que las historias de amor imposible siempre han sido un caldo de cultivo espectacular en la literatura de cualquier género. El conflicto está servido y la preocupación del lector casi garantizada. Si a eso añadimos una gracia especial por parte del autor, la capacidad de hacernos empatizar con estos personajes de los que sabemos tan poco, prácticamente solo aquellos que nos cuentan o la información que el narrador nos da, quizás objetiva pero más aséptica, tendremos un cócktel como mínimo atractivo. No es una novela sencilla, es compleja y quizás no sea lo que el lector espera, pero la sorpresa siempre será bienvenida.

“At the end as at the start, and through all the inbetweens, I love you”

A pesar de estar dentro de un marco de ciencia-ficción, a veces donde la tecnología domina el discurso, yo me quedo con la parte más sentimental de la novela. La relación de Red y Blue es lo que más deja huella, quizás por ser lo más cercano a nosotros, lo que vemos verdaderamente tangible. A lo mejor justamente por eso no he parado de pensar en las canciones de Belle & Sebastian como una buena banda sonora para This is how you lose the time war.

Belle & Sebastian – I fought in a war.