This is how you lose the time war, de Amal El-Mohtar y Max Gladstone. Reseña.

Red y Blue son dos agentes enfrentados en una guerra intertemporal que comienzan una curiosa relación a través de unas cartas que se van dejando. Tienen todo en su contra, pero también mucho en común.

Publicado por Jo Fletcher Books, 2019

209 páginas (edición ebook)

8/10

Escuché por primera vez oír hablar de This is how you lose the time war en las nominaciones a los premios Hugo de este año, concretamente en la categoría de novela corta. De Max Gladstone ya había escuchado hablar y tengo un par de libros suyos pendientes (de la saga The Craft Sequence), no tanto de Amal El-Mohtar, aunque la tendré bastante en cuenta a partir de ahora.

De momento no se ha traducido al español, así que me lancé a leerlo en inglés viendo que se trataba de una novella y que ya tenía muchas ganas. Yo soy de impulsos, puedo tener una lista de pendientes gigante (así es, la verdad) que como vea un título que me guste, me lanzo de cabeza. Suelo leer en inglés a menudo, principalmente novelas cortas o relatos, aunque si la narración no es muy farragosa, me lanzo a por novelas más largas. Tengo un buen nivel de inglés, pero no soy bilingüe y mi trabajo me cuesta, aunque lo de matar dos pájaros de un tiro siempre es interesante. Uno el ansia por leer esa novela que tanto te ha llamado la atención y el otro mejorar tu inglés, el eterno propósito de Año Nuevo.

Amal & Max

RESUMEN


Esta es casi la parte difícil. No quiero decir mucho de la novela sin estropear la experiencia lectora. Red y Blue son dos agentes enfrentados en una guerra intertemporal. Viajan a través del tiempo y el espacio para intentar transformar la historia según las necesidades de su sociedad. En un momento dado, Red encuentra una carta de Blue y a partir de ahí entablan un juego epistolar que puede traer trágicas consecuencias.

OPINIÓN


Me ha costado leer esta novela, a pesar de ser relativamente corta. No se dan muchas explicaciones sobre lo que está pasando, sobre quienes son los jefes de Red y Blue, Garden y Agency, sobre qué quieren exactamente, sobre dónde tienen lugar estos combates, de los que sabemos que son cruentos. No sabemos qué pasó realmente para que esta guerra empezase, o solo tenemos pequeños detalles, ni siquiera estamos seguros de que Red y Blue sean humanas. Digo humanas porque en el texto usan constantemente she/her aunque no parece que el hecho de ser mujeres pueda ser relevante para la historia.

“Letters are structures, not events. Yours give me a place to live inside”

Pero no quiero desanimar a los futuros lectores, This is how you lose the time war es un texto lleno de sugerencias e ideas muy atractivas. A los que nos gusta la ciencia-ficción, estamos acostumbrados a leer textos sorprendentes, que juegan con el lenguaje y con todas las convenciones literarias. Aquí tenemos una novela epistolar en medio de una insólita guerra del tiempo donde todo parece extraño e inhumano. Justo ahí, en mitad de esos campos de batalla de difícil localización aparecen esas cartas a través de las cuales, casi como si se tratase de una novela del siglo XVIII, vemos crecer y cambiar la relación de estos dos misteriosos personajes. Estas cartas (de donde salen o cómo se entregan lo dejo para vosotros, pero la imaginación siempre nos ayudará) están llenas de referencias a lo mejor de la humanidad, al patrimonio que hemos dejado y que nos ha hecho lo que somos, de amor a la naturaleza, de jugos de palabras y un sutil sentido del humor, de medias verdades y mentiras piadosas. A través de un medio tan olvidado hoy en día, o quizás transformado gracias a la mensajería instantánea, apreciamos esa relación que va ganando en confianza y en riego para las protagonistas. La referencia a Romeo y Julieta es evidente, aunque no es la única que tenemos de Shakespeare, pero es que las historias de amor imposible siempre han sido un caldo de cultivo espectacular en la literatura de cualquier género. El conflicto está servido y la preocupación del lector casi garantizada. Si a eso añadimos una gracia especial por parte del autor, la capacidad de hacernos empatizar con estos personajes de los que sabemos tan poco, prácticamente solo aquellos que nos cuentan o la información que el narrador nos da, quizás objetiva pero más aséptica, tendremos un cócktel como mínimo atractivo. No es una novela sencilla, es compleja y quizás no sea lo que el lector espera, pero la sorpresa siempre será bienvenida.

“At the end as at the start, and through all the inbetweens, I love you”

A pesar de estar dentro de un marco de ciencia-ficción, a veces donde la tecnología domina el discurso, yo me quedo con la parte más sentimental de la novela. La relación de Red y Blue es lo que más deja huella, quizás por ser lo más cercano a nosotros, lo que vemos verdaderamente tangible. A lo mejor justamente por eso no he parado de pensar en las canciones de Belle & Sebastian como una buena banda sonora para This is how you lose the time war.

Belle & Sebastian – I fought in a war.

Reseña de Anna, de Niccolò Ammaniti

Anna
Niccolò Ammaniti
Einaudi
2015
274 páginas
Valoración 7/10

Antes que nada, pido perdón por los palabros innecesarios pero sirven para resumir, así que vamos allá. Niccolò Ammaniti publicó esta distopía post-apocalíptica Young Adult en el año 2015. Quién nos iba a decir, pero quién nos iba a contar que algo así podría estar pasando, en menor escala, por supuesto. Si no fuese así, no estaría escribiendo este blog. Estamos en el año 2020 (vaya casualidad), un virus ha acabado con todos los adultos del planeta ( o eso parece), y los niños son los que campan a sus anchas hasta que llegan a los 14 años más o menos, donde empiezan a sufrir las consecuencias de “la rossa” (la roja), que es como llaman a las manchas que provocan fiebre y finalmente la muerte. La historia se centra en Anna y su hermano Astor, supervivientes en una Sicilia abandonada con grupos de niños muertos de hambre o que parecen esclavizar a otros más pequeños. Es un poco El señor de las moscas, sí, aliñado con su pandemia mortal y su decadencia de la civilización mientras nuevos dioses reemplazan a los antiguos.

El libro lo he leído en italiano, en su versión original, pero en España lo publicaron bastante rápido, en el 2016. Lo hizo Anagrama, que es la editorial que publica en España a Niccolò Ammaniti (1966). El autor romano tiene varias obras publicadas en castellano, entre ellas No tengo miedo (Io non ho paura), que es un pequeño clásico moderno llevado al cine en 2013 con Aitana Sánchez-Gijón entre otros. Es un escritor que describe lugares y personajes con maestría. Independientemente de la crudeza de lo que esté contando, recrea atmósferas poéticas, a veces cercanas al sueño, pero siempre ancladas a lo terrenal. Es como si jugara con una fina línea de lo fantástico que divide dos mundos. Y sin embargo nos habla de problemas cotidianos: el abandono, la violencia en el hogar, problemas sociales…pero también de las emociones humanas, también del amor y del odio, del desprecio y el cariño.

Anna es una chica de 13 años que hace cuatro vio como todo su mundo desparecía por un virus letal que ataca a los adultos. Se queda sola con su hermano Astor de cuatro años con el encargo que su madre le deja: cuídalo, enséñale a leer, sigue las instrucciones del cuaderno. Todo se vuelve hostil con miles de cadáveres a tu alrededor, con chicos que se aprovechan de su situación para hacerse con todo lo que tienen, con nuevos cultos que se van creando. Todo eso sabiendo que a partir de 14 años cualquiera pueda presentar los síntomas de la rossa y morir en cuestión de semanas o días. Existe la leyenda de adultos que han sobrevivido, que están preparando una cura y que solo es cuestión de resistir hasta que lleguen. Pero no hay tiempo para eso, todo es peligroso en un mundo así. Los niños salvajes que se convierten en adultos con todos sus defectos, los alimentos cada vez más escasos y en peor estado, los animales callejeros ya salvajes, el hierro quemado por terribles incendios que han destruido el paisaje creado por el ser humano, el calor insoportable, la falta de medicinas. Esta novela bebe de la de William Golding, seguro, pero también de La carretera de McCarthy, por la crueldad que muestra en algunos momentos el libro, si bien sigue siendo literatura juvenil y solo son pequeños esbozos. También por la importancia del viaje buscando esperanza, encontrando compañeros que en mayor o menor medida intentan no perder esa humanidad que aún recurdan.

Ammaniti usa fragmentos en forma de flashback para ponernos en situación, para explicar de donde viene Anna y Astor u otros personajes de la trama, pero no desvela el origen del virus. El lector debe intentar responder a esas preguntas y plantear lo que nos cuenta el autor según crea conveniente. Porque en Anna hay muchos interrogantes, sobre nuestra propia existencia en el planeta, sobre la importancia de la memoria y de dejar un legado que nos trascienda, sobre nuestra responsabilidad como especie y nuestros privilegios. Estas preguntas hacen que la novela divague demasiado y no quede claro todo el mensaje, a veces me parece que da vueltas sobre una idea. Ha habido muchos momentos en los que no me ha terminado de enganchar, especialmente por considerarlos repetitivos o que no iban a ninguna parte, a pesar de la gran ambientación que el autor ha creado y que se trata de una historia verdadera conmovedora. Creo que es una correcta novela distópica, con algunos puntos muy interesantes y que darían juego en debates que van más allá de la propia trama, pero que no llega al nivel de otras tantas novelas del género. Aún así, seguiré leyendo a Ammaniti y lo aconsejo totalmente.

Para acompañar esta novela, recurro a los sicilianos Il Pan del Diavolo con su folk rock básico pero contundente.