Persépolis, de Marjane Satrapi

Reservoir Books (2020), 352 páginas.

Esta no será otra canción de amor, aunque he de reconocer que no me importa decir lo que todos ya saben“, así comenzaba una famosa canción de La Habitación Roja. Yo podría empezar esta entrada con la misma frase: esta no será otra reseña literaria, aunque he de reconocer que no me importa decir lo que todos ya saben, y es que Persépolis es una pequeña joya del siglo XXI.

Hace veinte años que me acercaba por primera vez a Persépolis. El primer tomo de los cuatro que compondrían esta historia de aprendizaje apareció a principios del año 2000, publicado por la editorial L’Association. El último saldría allá por el 2003. Después vendría la película, que conseguiría el Premio del Jurado en Cannes en el 2007, dirigida por Marjane Satrapi, la propia autora del cómic. Hacía ya algunos años que había abandonado el mundo del tebeo y se había centrado en su carrera de artista gráfica y cineasta. Su última película, Radioactive, es una versión personal de la vida de Marie Curie, quien aparece referenciada en el propio Persépolis como uno de los modelos de Marji, la protagonista del libro que no es otra que la propia autora.

Como decía, hace veinte años de mi primer encuentro con esta historia con la que he disfrutado y aprendido tanto todo este tiempo. Llevaba poco tiempo en Francia y mi nivel de idioma no era muy alto. Cuando tenía un rato libre en medio de un horario de clases bastante dispar me pasaba por la biblioteca de humanidades de Lille 3 para ir adelantando trabajos o estudiar. No sé cómo fueron otros Erasmus, pero el mío estuvo cargado de asignaturas. Yo quería leer algo en francés pero se me hacía todavía un poco cuesta arriba leer una novela, así que me pasé a los comics. Ya sabéis que la bande dessinée en Francia y Bélgica es algo muy importante. Hasta entonces mi relación con los tebeos había estado basada en los de Marvel, DC y Bruguera. Era un acercamiento basado en el puro entretenimiento, casi infantil, ni me había planteado que el cómic era un vehículo tan bueno como otro cualquiera para aprender. Y ahí me tropecé con aquel primer tomo, apenas 80 páginas, con un estilo simple, minimalista, en blanco y negro y cargado de mensajes que transcendían en el tiempo.

El mundo ha cambiado mucho en este tiempo, no hace falta que haga la lista, pero sí me gustaría hablar de lo inocente que era y cuánto ignoraba: ¿qué sabía yo verdaderamente de Irán? ¿hablaban árabe? ¿y esos problemas con Irak? ¿no eran lo mismo? Leyendo Persépolis descubrí que no sabía nada de nada, que solo tenía la referencia de alguna noticia suelta en las noticias a la que no prestaba demasiada atención. Al fin y al cabo, el mundo fuera de mi pueblo nunca había tenido mucha importancia. Allí mismo, en aquella biblioteca con alumnos de todos los colores, con idiomas de los que nunca había escuchado hablar y con decoración de hospital empecé a darme de cuenta de que el mundo es muy grande y nosotros muy pequeños.

La historia de Marjane Satrapi, su despertar a la vida en una familia burguesa de un Irán en plena crisis y donde el totalitarismo se había hecho con el poder, es un ejemplo de cómo las cosas no siempre ocurren como tenemos pensado (de hecho, rara vez lo hacen), pero hay que seguir viviendo por que eso es todo lo que tenemos. También es una lección para los demás, para no dar por sentado lo que tenemos, para luchar por nuestros derechos y por los de nuestros semejantes. También nos enseña a no dejarnos llevar por los prejuicios, algo tan en boga en estos tiempos convulsos, ni a poner en un pedestal a civilizaciones supuestamente superiores pero que pueden estar tan podridas como la que más. Persépolis, con su dibujo simple en blanco y negro, quizás influenciado por el estilo de David B. (fundador de L’Association, gran amigo de Satrapi en su estancia en Francia), está llena de momentos de los que marcan una vida, momentos duros y tensos,también tiernos y llenos de melancolía. Con su sencillez, Marjane Satrapi construye algo maravilloso y atemporal. Esto no será otra reseña literaria, aunque he de reconocer que Persépolis es imprescindible para entender nuestro tiempo.